chef salvador orozco

Con apenas 14  años  de  edad  y  un  “ahora  vas  a  saber  lo  que  es  ganar  un  peso”  comenzó a trabajar.

Cocinero  de  espíritu  incansable,  se  inicia  en  el  mundo  de la hospitalidad, cepillando  arena  y  barriendo  patios  en  un  hotel  de  Huatulco.  Su  interés  en  la cocina  inició  viendo  la   teatralidad  de  los  buffets noventeros  y  así  es  como  empezó  siendo  ayudante  de  pastelería  — comiendo  todos  los  postres  que  podía—  hasta  que  por  fin  usó  una  sartén  y  supo  que  eso  era  lo  que   quería  hacer  el  resto  de  sus  días.

Aunque insista que  la  escuela  nunca  le  gustó,  Salvador  consiguió  ser  becado para  estudiar  cocina  a   nivel  profesional  y  al  poco  tiempo  estaba  haciendo stages  profesionales  en  Noma  (Dinamarca)  y  en   el  Celler  de  Can  Roca (España),  ambos  restaurantes  reconocidos  mundialmente  por  su  propuesta  y  sus  altísimos  estándares  de  calidad.

Además aprendió las técnicas, recetas y se dio cuenta que para cocinar también había  que  ser disciplinado:  levantarse  temprano,  planchar  la  filipina  y  tener los trapos   impecables.

Toda  esa  energía  y  talento  le  valieron  para  ser  partícipe  activo  en  la  cocina de  Paxia  durante  su  auge   y,  por  tanto,  para  ser  el  mejor  amigo  y complemento  de  Daniel.